Como todas las historias tienen un principio, hay que trasladarse a finales del siglo XX, cuando surgieron las inquietudes de crear una empresa de Turismo Rural.

Empezaron con actividades, y así nació Ademuz Aventura S.L.: caballos, canoas, barranquismo, BTT, senderismo, tiro con arco…

Poco tiempo después se terminó la reforma de la casa exactamente la Nochevieja del año 1999 (el efecto 2000, ¿os acordáis?) . Esa noche la recordaremos siempre con mucho cariño ya que nos afectó el efecto 2000.

Casa Rural Garrido empezó su andadura con  equivocaciones con aciertos con todo un poco, a partir del 2002 comenzamos a crear innovaciones cada año, primero fue el libro de visitas, os lo recomiendo y si nos visitáis que lo leáis, después el algún de fotos de los que se alojan, es una manera de que aunque se hayan ido siempre los tengamos en casa, de sus nombres nos olvidaremos pero de sus caras y sus historias no, después vinieron actividades culturales como el acuerdo con el Politécnico de Valencia y la Universidad de Bellas Artes Exposiciones de Pintura de alumnos de la misma, (recuerdos para Empar por su entusiasmo).

A continuación con el conservatorio Superior de Música del Politécnico se celebraron conciertos de alumnos y más adelante las Tertulias Griegas y Catas de Vino.

Como he comentado antes sólo hay un principio,  porque aún no hay un final, y espero que antes de que llegue podáis conocer a Ana (el alma de la casa), Miguel Ángel (es como el Guadiana),  Álvaro (el futuro), Juan VI (el camarero), Adelaida y José (más que vecinos),  Layla (la mandona), Carmen,  Asun y Narciso (la Beneficencia del barrio), y a mí: el Fantasma de la Casa.